Por ahora, necesitamos los HFC


Descúbre por qué abajo

Debido a su impacto en el GHG (Protocolo de Gases de Efecto Invernadero), la UE se ha comprometido a reducir gradualmente las emisiones de HFC mediante un sistema de cuotas que se enmarcan en la regulación F-Gas, que entró en vigor en 2015.

Para 2030, la UE tiene por objetivo reducir gradualmente las emisiones de HFC en cerca de un 80%.

Pero por ahora, todavía los necesitamos.

Sin embargo, las combinaciones únicas de propiedades de los HFC contribuyen a las cadenas de valor esenciales, en las que el control de la refrigeración y la calefacción es primordial.

Los HFC no son inflamables ni tóxicos, no reducen la capa de ozono, son energéticamente eficientes y tienen una amplia gama de propiedades de termodinámica que permiten su aplicación adaptada a diversas condiciones climáticas y térmicas. Para determinados usos, los HFC siguen siendo la mejor opción.

Esta no es la primera vez que la industria ha hecho una transformación masiva de refrigerantes.

Los HFC fueron desarrollados como alternativas a los clorofluorocarbonos (CFCs), sustancias que perjudican a la capa de ozono y que se han eliminado gradualmente desde 1996 bajo el Protocolo de Montreal.

Los HFC solucionaron el problema que afectaba a la reducción de la capa de ozono, sin embargo, tienen un alto Potencial de Calentamiento Atmosférico (PCA).

Para lograr los objetivos climáticos de la UE, se necesitan diferentes refrigerantes: la UE está impulsando la transición hacia nuevos HFC con bajo PCA, refrigerantes naturales, así como la próxima generación de refrigerantes, llamados hidrofluoroolefinas (HFO). El refrigerante ideal y universal no existe. El reto es encontrar el refrigerante adecuado de bajo PCA para cada uso.

Algunos equipos, como los sistemas de aire acondicionado de los automóviles, utilizan los HFO en Europa desde 2017.

Otros casos, como los sistemas de refrigeración industriales, llevarán más tiempo de adaptación debido a la vida útil relativamente larga de este tipo de equipos. Desechar un equipo que todavía funciona tampoco beneficia a los objetivos climáticos ni responde a los criterios de desempeño medioambiental.

Sin embargo, los HFC ilegales están encontrando su camino de vuelta, erosionando el progreso hacia refrigerantes con menor Potencial de Calentamiento Atmosférico (PCA).

Es por eso por lo que la lucha para frenar el comercio ilegal de HFC es tan importante.

Contacta con nosotros – Detén el contrabando.

Si conoces u observas cualquier actividad comercial sospechosa o ilegal, denúncialo. Protegeremos tu anonimato y tomaremos las medidas necesarias para investigar el caso.

Línea de Reporte

Utiliza la línea de integridad anónima de EFCTC para saber más y denuncia cualquier actividad ilícita de HFC.

Visita el portal

Para más información y asesoramiento, contacta con nosotras.

Contáctanos