Historia 4

Qué podemos hacer para erradicar el mercado negro de HFC

Las importaciones ilegales de HFC se llevan a cabo de muchas maneras.

Los métodos incluyen el contrabando, el etiquetado fraudulento del producto, el uso indebido del sistema de tránsito de la UE, la falsificación o el uso de cilindros desechables.

Eso es lo que lo hace tan atractivo para los criminales. Es fácil. Y las ganancias enormes. Tanto para los criminales como para los comerciantes.

Pero hay unas reglas simples para evitar la importación ilegal de los HFC.

Como fabricante y comerciante, usa tu instinto. Si algo parece sospechoso, es probable que lo sea.

Compra sólo de fuentes de confianza. Comprueba los antecedentes si no estás seguro. Si alguien hace una llamada inesperada y te ofrece HFC sólo a cambio de efectivo, rechaza simplemente la oferta e informa sobre ello a través de la Línea de Reporte. Según la agencia de investigación Kroll, es probable que las 228 denuncias presentadas en la Línea de Reporte durante sus primeros diez meses de operaciones hayan evitado por completo la introducción de lo equivalente a más de 4,7 millones de toneladas de CO2 en el mercado europeo.

Además, solo debes comparar cilindros que cumplan con las especificaciones de la UE. Si alguien te ofrece HFC y no solicita un depósito para el cilindro, muy probablemente ese producto sea ilegal. Los cilindros de un solo uso son sin duda ilegales, de manera que es preferible evitarlos.

Si utilizas HFC para servicios de mantenimiento y reparaciones, intenta registrar dónde lo compraste y cuándo lo utilizas. Según las normativas europeas es obligatorio.

Además, necesitamos una mejor aplicación de la ley, que pasa por revisar y replantear los procesos existentes para reforzar los controles sobre el terreno.

Los agentes de aduanas deben poder comprobar el registro de HFC en tiempo real. Necesitan ver si un importador está registrado y cuánto ha importado hasta el momento.

Necesitamos que todos sepan cuál es el problema y sean conscientes de cuáles son las consecuencias. Mientras el contrabando de HFC no se considere un problema grave, los controles aduaneros seguirán siendo menos exhaustivos de lo necesario.

Necesitamos mejores maneras de verificar la actividad ilegal, perseguir a los contrabandistas y aplicar multas y sanciones más altas.

Si combinamos nuestros esfuerzos, crearemos un movimiento fuerte. Un movimiento que erradique el peligroso mercado negro de HFC.

 

Estamos juntos en esto.
Juntos, frenaremos el contrabando de HFC. Ahora.